Monday, 10 December 2018
TITULARES

Moscú, Rusia | AFP |

por Manuel CABELLO DUJO

Francia se colgó la segunda estrella en su camiseta al vencer este domingo en la final de Rusia-2018 a Croacia por 4-2, gracias a la férrea defensa y a la velocidad en los contragolpes que han sido la marca de la casa de los Bleus en un torneo que echó el telón en el Estadio Luzniki de Moscú.

Los Bleus se impusieron con los goles de Mario Mandzukic (18, autogol), Antoine Griezmann (38, penal), Paul Pogba (59) y Kylian Mbappé (65).

Los balcánicos habían logrado el empate parcial con Ivan Perisic (28) y Mandzukic (69) logró el descuento.

Dos décadas después de que Didier Deschamps levantara la Copa del Mundo como capitán de los Bleus en casa, el ahora seleccionador iguala con el brasileño Mario Zagallo y el alemán Franz Beckenbauer como los únicos en haber sido campeones del mundo como jugador y técnico.

"Es un círculo muy cerrado y siento orgullo personal, pero sinceramente, estoy mucho más contento viendo felices a mis jugadores por ser campeones del mundo", dijo Deschamps, quien recomendó a sus jugadores "disfrutar del momento" porque quizá no vuelvan a ser nunca campeones del mundo.

Ambos equipos repitieron sus onces de gala, con los que habían superado las semifinales, pero los croatas llevaban jugados 90 minutos más, todo un partido, tras ir a la prórroga en las tres eliminatorias.

El encuentro comenzó con el guion previsto: Francia cedió la iniciativa a los croatas y se parapetó delante de su arquero Hugo Lloris esperando su momento, aunque con algún susto debido a los nervios, como sendas pelotas que perdieron Benjamin Pavard (3) y N´Golo Kanté (11).

Luka Modric e Ivan Rakitic dirigían las acometidas croatas, buscando casi siempre el costado izquierdo, por donde Ivan Perisic llevaba casi todo el peligro de los balcánicos, como un centro que despejó Raphaël Varane antes de que rematase Mandzukic (15).

Otra vez a balón parado -

Tras el primer cuarto de hora, los Bleus se sacudieron un poco el dominio, Kylian Mbappé apareció con una de sus cabalgadas por la derecha y Antoine Griezmann forzó una falta escorada a la derecha, desde la misma posición que sirvió a Varane para abrir el marcador contra Uruguay en cuartos (2-0).

El '7' pateó al punto de penal y Mandzukic desvió lo justo con la coronilla para enviar la pelota a la red, en el primer tanto en contra en una final mundialista en toda la historia (18).

Otra vez, como contra Dinamarca en octavos, Rusia en cuartos e Inglaterra en semifinales, los croatas comenzaban por debajo en el marcador, pero si una cosa demostró el equipo de Zlatko Dalic fue espíritu de superación y una fe inquebrantable, y Perisic igualó el marcador con un zurdazo desde la frontal (28).

En el Mundial del VAR, que había perdido protagonismo en la segunda fase, el videoarbitraje se autoinvitó a la final, en una mano de Perisic que el árbitro argentino Néstor Pitana, tras consultar la repetición, acordó una pena máxima que transformó Griezmann en el 2-1 (38) con el que se llegó al descanso.

En la segunda parte el partido se abrió y, asistido por Rakitic, Ante Rebic pudo empatar en el 48, pero su disparo lo envió a córner Hugo Lloris.

Los Bleus respondieron con una cabalgada por la derecha de Mbappé, que ganó en velocidad a Demagoj Vida, pero estrelló el remate en los pies de Subasic en el mano a mano con el portero croata (52).

Y Francia sentenció en otra jugada por la derecha de Mbappé, que llegó a la línea de fondo, cedió a Griezmann y éste a Pogba, que disparó colocado y dejó como una estatua a Subasic (59).

- Pogba y Mbappé apagan el fuego croata -

Ese gol apagó el fuego de los Vatreni, tanto de los jugadores como de los aficionados croatas, mayoritarios en el Luzhniki y cuyos sueños de título se esfumaron definitivamente cuando Mbappé envió de nuevo el balón a la red en un disparo lejano que sorprendió al arquero del Mónaco (65).

Demasiado castigo para una Croacia que, junto a Bélgica, propuso el juego más atractivo del campeonato y que no se rindió nunca, a imagen del segundo gol croata, un balón manso a Hugo Lloris que peleó Mandzukic hasta aprovechar el fallo del portero y empujar la pelota al fondo del arco francés (69).

"Creo que hemos tenido muy mala suerte con el gol en contra y el penal, y tras el cuarto gol pensé que ya iba a ser muy difícil remontar un resultado por cuarta o quinta vez en el torneo, sobre todo por la calidad del rival", admitió tras el partido el seleccionador croata, Zlatko Dalic.

Francia, que había perdido la final de la Eurocopa-2016 en casa, contra Portugal en la prórroga, añade una segunda estrella a su camiseta. Y dada la juventud de su plantel, puede tener unos años de dominio en el planeta fútbol.

"Fue un momento tan doloroso, que no sé si el hecho de haber perdido la Eurocopa quizás nos haya hecho hoy campeones del mundo" destacó Deschamps.

Lo hace, además con un fútbol que recuerda al Atlético de Madrid de Diego 'Cholo' Simeone, y no solo por los tres colchoneros en la final (los franceses Griezmann y Lucas Hernández y el croata Sime Vrsaljko), sino por la férrea defensa de los Bleus, su velocidad a la contra y su poder en el juego aéreo.

EDICIÓN

CLASIFICADOS

VIDEOS

Efecto dominó

September 10, 2018

ENLACES

VIENTO AHORA

ACTUALIDAD Videos

Infórmese a través de ACTUALIDAD